Uno de los problemas más comunes que se encuentran las asociaciones como la nuestra, es lo difícil que es encontrar un hogar para los gatos adultos.

Si bien es verdad que los pequeños tienen su encanto, los gatos adultos llevan consigo una maletita llena de ventajas, y lo más importante es que quizá sea la tuya, la última oportunidad que tengan de entrar a un hogar con una familia que pueda cuidarles y darles el amor que necesitan.

Aquí te compartimos las principales ventajas de adoptar un gato adulto:

Los conocerás tal y como son.

Sin sorpresas. Desde cosas tan simples como su tamaño o el desprendimiento del pelo, hasta saber si son miedosos, juguetones, tranquilos, si les gusta la marcha, o si te darán tregua a la hora de los mimitos y caricias. La asociación tendrá toda esta información de su personalidad y carácter para que la tengas en cuenta cuando decidas adoptar.

No destrozan y son más tranquilos.

Pueden ser muy juguetones, sin embargo, los gatos adultos ya están en una etapa de su vida en la que conocen las normas. Nada de arañar sofás, escalar cortinas, destrozar plantas o meterse en la lavadora o el lavaplatos. Con un gato adulto ya no tienes que estar tan pendiente de ellos, ni de sus travesuras.

Amigos de los niños.

Tomando en cuenta su personalidad, podrás llevar a casa a un gato que sabes que convivirá con los pequeños de la casa. Su gran ventaja es que ya son expertos en salir de situaciones peligrosas, por lo que jugar con los niños comporta menos riesgo tanto para el gato, de sufrir algún pisotón o abrazo “demasiado cariñoso”; como para el niño, de sufrir algún rasguño por la defensa instintiva del animalito.

Suponen menos coste.

Un adulto ya no requiere tantas visitas de seguimiento como un gatito, por lo que el gasto en veterinario dista mucho de lo que requiere necesariamente un gato pequeño.

Son más agradecidos.

Al contrario de lo que se pensaría, estos gatos no terminan en asociaciones por portarse mal o porque tengan algo malo. Generalmente, llegan hasta nosotros porque su cuidador ha fallecido, porque tiene que mudarse de país, por alguna alergia repentina o simplemente porque ya no lo quieren.

Cuando decides adoptar un gato adulto le estás dando su última oportunidad de tener un hogar y eso te lo agradecerá el resto de su vida.