Amasar es una conducta instintiva de los gatitos recién nacidos para favorecer la salida de la leche materna para poder alimentarse.

Aunque no se sabe exactamente el motivo por el que un gato amasa una almohada, manta o incluso a nosotros, es otro comportamiento aceptado como normal y típico de los gatos, como puede ser el ronroneo, el rascarse o lamerse.

Lo que sí es seguro es que los gatos amasan cuando están en un entorno relajado y confortable.

Hay varias teorías sobre el por qué amasa un gato:

El motivo más conocido es la muestra de afecto que siente el gato por la persona a la cuál amasa, es decir es su forma de demostar su amor y cariño hacia ti!

Cuando a parte de amasar también ronronea a la vez, se interpreta como una llamada de atención por parte del gato, porque está feliz y quiere que le hagas caso y mimitos.

Otro motivo, es que lo hacen para marcarte como suya, inpregnando sus feromonas en ti para que los otros gatos o animales sientan en ti su olor, como de su propiedad.

Otra razón sería porque los gatitos amasan a su mamá desde que nacen para alimentarse y se cree que este comportamiento lo siguen haciendo cuando se han separado de su mamá antes de tiempo y les recuerda cuando estaban mamando. Por naturaleza, la leche materna forma parte de la alimentación del gatito hasta las 8 semanas aproximadamente.

Otros gatos realizan estos movimientos encima de una manta o almohada con la finalidad de hacerla más blanda para dormir en ella.

Sea por el motivo que sea, es un acto positivo puesto que está basado en el carino que tu gato siente por ti!